La solidaridad y la lucha por la paz son claves muy importantes para las generaciones futuras de los Estados Unidos de América y, apoyar a la RPDC, debería ser una cuestión primordial para los jóvenes del siglo XXI. La República Popular Democrática de Corea es un país socialista y un faro de luz para la clase obrera estadounidense y, desafortunadamente, los Estados Unidos, han creado una vasta propaganda contra ellos.

Dicha propaganda, en los Estados Unidos, puede encontrarse desde en las películas de Hollywood, publicidad en televisión, o libros de texto para la escuela primaria, secundaria y niveles de educación no obligatoria. Esta información abarca toda la vida cotidiana. Incluso entre la izquierda, existe un sentimiento anti-RPDC, el cual tiene poco sentido dada la gran solidaridad con Cuba, que aún así refleja la magnitud de dicha propaganda. A pesar de todo esto, nuestras experiencias han sido positivas.

Un manifestante porta carteles en Washington en contra de una política beligerante contra la RPDC.

La solidaridad con la RPDC es una experiencia positiva para aquellos que están en Estados Unidos, ya que cada día se crean nuevos logros en la Corea Popular. Además, es el deber de todo ciudadano estadounidense, progresista o no, defender a la RPDC de la clase dominante estadounidense, ya que es Estados Unidos quien está equivocado. Por esta razón, los que vivimos en Estados Unidos debemos luchar por la solidaridad y la paz con el pueblo coreano, así como por la expulsión de las fuerzas militares estadounidenses del Sur de Corea. Pero hay muchas razones por las que la gente en Estados Unidos viene a hacer un trabajo solidario con la RPDC.

La mayor parte de los que quieren hacer un trabajo de solidaridad en los Estados Unidos, acuden por curiosidad para ver la RPDC con sus propios ojos, o incluso acuden por razones religiosas. Debido al sentimiento anti-RPDC de los grupos de la izquierda estadounidense, la mayor parte de los que realizan actividades solidarias con la RPDC provienen de una visión apolítica o desde fuera de una formación de izquierdas previamente establecida, lo cual no es malo, puesto que llegan con la mente abierta y sin tabúes preestablecidos. La Asociación de Amistad con Corea – Estados Unidos (KFA USA) desea que EE.UU finalice la censura a la RPDC y retiren las restricciones de viaje y multas a los ciudadanos estadounidenses que deseen viajar a Corea del Norte. Todos los días los estadounidenses disfrutan de viajar y les encantaría poder ver la RPDC. KFA USA quiere ver cómo esto se hace realidad.

El pueblo coreano es justo y la tesis de la idea Juche es, básicamente, un ideal estadounidense; es decir, el derecho de la independencia de la RPDC es equitativo al derecho de independencia aquí en los Estados Unidos. Aquellos estadounidenses que creen en estos ideales, también deberían defender a la República Popular Democrática de Corea bajo esta premisa. El liderazgo del Partido del Trabajo de Corea es noble con respecto a esto y al hecho de que la RPD de Corea pueda defender su independencia, pone a la nación coreana a la par o en pie de igualdad con Estados Unidos.

La KFA USA espera muchos años más de solidaridad y deseamos que ésta continúe creciendo tal como lo ha hecho hasta ahora y que los estadounidenses, pronto, puedan ver la RPDC con sus propios ojos.

 

Chris Bovet
Secretario de Comunicación – KFA USA

 

Publicado en el nº4 de la revista Saenal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Si necesitas algún contenido sólo tienes que pedirlo