Alejandro Cao de Benós (Tarragona, 1974) tiene por parte de la RPDC el cargo de Delegado Especial del Comité para las Relaciones Culturales con los Países Extranjeros y además es Presidente de la Asociación de Amistad con Corea-KFA. Sin embargo lo que le legitima para hablar de Corea es su dilatada experiencia y su conocimiento sobre la realidad de la RPDC.

La República Popular Democrática de Corea es, probablemente, uno de los países más desconocidos del mundo.

Esto se debe no solo a la falta de información o al hermetismo del país, si no a la cantidad de noticias falsas e historias sensacionalistas destinadas a capitalizar la ignorancia y favorecer el interés político y expansionista de los EE.UU.

Nace Saenal como una iniciativa de tantos amigos que, sintiendo curiosidad por Corea, se han dedicado a recopilar información directa, la han visitado y abierto sus ojos y su mente a la realidad del ‘País de las mañanas serenas’ desde el conocimiento que solo pueden facilitar sus propios ciudadanos que viven el día a día.

La información variada, entretenida y con un lenguaje familiar facilitará la doble conexión entre el mundo hispano y el coreano. Por una parte atravesará la complicada barrera ideológica, pero sobretodo la más inexpugnable, la cultural.

No se puede entender a otro pueblo usando el mismo tamiz cultural que hemos heredado en el nuestro. Es indispensable ponerse en “La piel del otro” para entender su historia, sus antepasados, su filosofía…

El pueblo coreano siempre ha sido receloso de los extranjeros. Siglos de batallas, saqueos e invasiones conformaron una sociedad que muy dificilmente permite que alguien acceda a su vida y costumbres más íntimas.

Incluso en Corea del Sur, ocupada e influenciada durante 75 años por el ejército estadounidense, recuerdo las palabras de un profesor de inglés que vivía en Seúl y me decía: “Ni en 5 años he podido conocer la vida interna y familiar de mis alumnos”. O las palabras de mi amigo Massimo, quien fuera Cónsul de Italia en la RPDC: “A pesar de ser el diplomático que lleva más años viviendo aquí, todavía no tengo un solo amigo coreano”.

Estoy seguro que el lector disfrutará del contenido, podrá transportarse mentalmente y que Saenal abrirá, aún ligeramente, la gran puerta de granito que salvaguarda los secretos de esta fascinante fortaleza.

Deseando un gran saludo a todos los lectores…
¡Nos vemos en Pyongyang!

Alejandro Cao de Benós

Publicado en el nº1 de la revista Saenal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Si necesitas algún contenido sólo tienes que pedirlo