La actual Pyongyang que conocemos, poco tiene que ver con la del pasado. Fue fundada hace 4.300 años, habiendo sido ya una capital en el pasado durante la dinastía Koguryo. Antes de llamarse Pyongyang fue llamada Ryukyong (“Capital de los sauces”), pues la mayoría de los árboles son sauces comunes. Finalmente, el nombre de “Pyongyang”, se estableció durante la dinastía Joson y viene a significar “Ciudad de la llanura”.

Desgraciadamente, a nivel arquitectónico, las edificaciones más antiguas son de la época posterior a la Guerra de Corea, ya que a consecuencia de los bombardeos estadounidenses prácticamente todos los edificios fueron destruidos. La antigua Pyongyang, entre otras, contaba con muchas puertas de estilo asiático y con un Palacio Real. Actualmente solamente queda en pie la Puerta Pothong. Debido a esto, Pyongyang no tiene ningún lugar cultural o de ocio antiguo que destacar, todos tuvieron que construirse tras la finalización de la guerra. Actualmente, la principal zona de ocio de la ciudad es la avenida Kwangbok.

El ocio entre semana empieza cuando acaba la jornada laboral. Es muy habitual ver por las calles de Pyongyang a muchos trabajadores saliendo del trabajo y dirigiéndose a tomarse una cerveza con los compañeros a las cervecerías-restaurantes (por lo general en Corea no hay separación de estos conceptos) más cercanas o a comer si es un día señalado.

El ocio los fines de semana es bien distinto, tradicionalmente los sábados y domingos se han dedicado a estar con la familia y salir a hacer picnics en el campo, pero en los últimos años se han construido nuevos lugares donde los habitantes de Pyongyang pasan el día. Uno de ellos es el gigantesco “Parque Acuático Munsu”, con 15 hectáreas de superficie y que está abierto todo el año, ya que cuenta con zonas interiores y exteriores. Otro lugar nuevo donde pueden pasar el día es el “Complejo de salud Ryugyong”, un moderno centro que tiene gimnasio, sesiones de masajes e incluso pista de patinaje sobre hielo.

La ciudad también cuenta con bolera, cines (e incluso cines 4D), teatros o centros comerciales. Y como no, también cuenta con campos de fútbol donde ver a sus equipos favoritos. Actualmente el equipo más famoso de Pyongyang es el 4.25 Sports Club.

Los más jóvenes suelen frecuentar, entre otros sitios, el “skatepark” o parque de patinaje de la capital. Inaugurado en 2012, cuenta con numerosas rampas donde hacer piruetas y pistas donde hacer carreras. También suelen ir a alguno de los 3 parques de atracciones con lo que cuenta Pyongyang, donde, además de disfrutar de las atracciones, se divierten en los cibercafés con videojuegos en red como “Counter Strike” o “Warcraft”. Este tipo de ocio está resultando un fenómeno en Corea del Norte, tal y como puede comprobarse en salones recreativos de diferentes ciudades, donde se entretienen con juegos de disparar, de conducir, e incluso con títulos mundialmente conocidos como pudiera ser “Tekken”.

 

Artículo publicado en el nº1 de la revista Saenal

Un comentario en «Ocio en Pyongyang, la ciudad de los sauces»
  1. Hola, interesante leerles; pareciera – corríjanme- que se está cimentando una clase media en Pyonyang que, tal como en otros modelos societales similares: Cuba, por ejemplo, hacen su espacio a través del cual se va poco a poco introduciendo el «american way of life» y el gusto por las mieles del capitalismo… Pyongyathan, es claro ejemplo de ello. En este contexto, da la impresión que la filosofía juche cede al consumo y al placer de comprar… Es así la situación? Se está formateando Corea del Norte?
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Si necesitas algún contenido sólo tienes que pedirlo