Nombre: Oh, Youth! / Chongchuniyo! (청춘이여!)
Director: Jon Jong Pal (RPDC)
Producción: Joseon Yeonghwa
Duración: 93 minutos
Año: 1995

 

Ópera prima del director Jon Jong Pal, que más tarde dirigió A Familiy Basketball Team y Our Fragance. Las tres pertenecen al género romántico, muy popular en la RPDC.

La línea argumental es sencilla y retrata la vida de una familia de Pyongyang. El padre de familia (Pak) es un apasionado del deporte, afición que ha transmitido a sus 5 hijas que, de hecho, se dedican profesionalmente al deporte en diferentes variantes; tenemos una jugadora de baloncesto, una nadadora, una campeona de halterofilia, una futbolista y una gimnasta. El único hijo varón, sin embargo, es un universitario de 30 años que prepara una tesis sobre el Taekwondo, arte marcial moderna coreana cuyo nacimiento data el año 1955 y que bebe directamente del arte marcial clásico coreano Taekkyon (que influyó en la forma de realización de varios de los golpes con el pie y en el trabajo táctico o de pasos y desplazamientos),

Mientras las hijas atraen la atención de muchos pretendientes y (aún se consideran a sí mismas muy jóvenes para pensar en casarse), la madre de familia está preocupada por su hijo, al que considera poco centrado en buscar pareja y demasiado en sus estudios. No pocas escenas cómicas del relato se centran en estos intentos por encontrar una chica adecuada, instigados por la madre hacia las hermanas y de los que el hijo siempre acaba zafándose.

Sin embargo, el azar hace que fortuitamente conozca a una joven en la biblioteca que está intentando aprender teoría sobre el Taekwondo y dado que él es un experto, se ofrezca a instruirle sobre este deporte. Por una suerte de casualidades, la chica que en realidad es una experta taekwondoka, es confundida por él y su madre con una bordadora, hecho que agrada a su futura suegra, cansada de tanta mujer deportista a su alrededor. Este hecho llevará a una cadena de enredos que en última instancia hará que los personajes se vean enfrentados a sus propios estereotipos.

Esta película nos da un esbozo de la importancia de la familia en la RPDC y aparte de disfrutar de una comedia efectiva, podemos acercarnos a su día a día, a su manera de vivir, a su gastronomía, costumbres y lo más importante, a sus valores como sociedad. No en vano, es un canto al empoderamiento femenino y juega a la subversión de roles tradicionales.

Una de las frases que nos acercan a este planteamiento es la de la madre de familia cuando afirma: “Tradicionalmente a las mujeres se les ha llamado ama de casa. Pero en este país yo no tengo que ser ama de casa, yo soy vice-presidenta”. Del mismo modo, las hijas son atletas de éxito sin que en ningún momento se destaque su género como un hándicap y son tratadas como heroínas exactamente igual que sus compatriotas masculinos. Vemos como se refleja la autosuficiencia e independencia de la mujer norcoreana en la escena en que se ríen y dicen que no tienen ninguna intención de casarse tan jóvenes y tienen otras cosas en qué pensar. La fortaleza de la mujer de la RPDC y la importancia de la igualdad entre géneros son los temas centrales de esta producción.

 

Publicado en el nº3 de la revista Saenal

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Si necesitas algún contenido sólo tienes que pedirlo